lunes, 19 de enero de 2009

Caído en desgracia: La historia del Pit Bull


La historia del Pit Bull podría ser la historia de cualquier otra raza que sometida a la mano del hombre pasa de estar en gracia a caer en desgracia. El último ataque de perros a personas en España ha sido en Granada, un niño de 5 años atacado por varios perros mantenidos en condiciones paupérrimas y sin control por un “amante de los animales”.

Me sentía obligado a escribir este artículo porque vivo en una ciudad donde está de actualidad el tema de los Pit Bulls. Como dueño de Pit Bulls desde 1990, siento que es importante sacar a la luz la historia de la raza. El conocimiento de una persona común sobre esta raza está normalmente sesgado, basado en mitos urbanos con el único fin de dañar la reputación de aquella. Contrariamente a lo que muestran los medios, no sufrimos una plaga de Pit Bulls malvados. Desde los años 80, los Pit Bulls han sido responsables de la muerte de 3 personas al año en los Estados Unidos. Vivimos en una sociedad donde 2000 padres matan a sus hijos cada año en episodios de violencia doméstica, y conductores borrachos matan a 25000 personas. Debemos preguntarnos si el “asunto Pit Bull” es realmente un asunto de seguridad o un bombo publicitario.

Este artículo recoge cronológicamente la extraña y triste saga del American Pit Bull Terrier. En cierto momento de nuestra historia el Pit Bull fue el perro más respetado y popular en América, hasta que le pusieron un ojo morado. Criminales están intentando pervertir su carácter y criadores de medio pelo, cambiar su genética, los medios de comunicación vendiendo historias repletas de sensacionalismo y comunidades enteras están intentando prohibir su cría, y aun así el Pit Bull sigue siendo el mismo perro hoy que hace 100 años, un fiel y leal amigo hasta el final. Esta es la historia de cómo nosotros como sociedad hemos traicionado al mejor amigo del hombre.

Era el año 1914 y Europa se convirtió en un campo de batalla para naciones enfrascadas unas contra otras en una guerra masiva sin parangón en la historia. Los Estados Unidos declararon su neutralidad, pero considerando que ese estado neutral podría ser desafiado, EEUU empezó a prepararse para lo inimaginable, la posibilidad de estar inmerso por completo en una guerra mundial. El ejército americano comenzó a preparar a la nación ante la posibilidad de entrar en guerra imprimiendo posters patrióticos con una doble intención, concienciar a la gente, y al mismo tiempo servir de aviso a posibles enemigos – dejar al gigante dormido tranquilo. Los posters reflejaban la imagen de un American Pit Bull Terrier cubierto por la bandera americana con palabras como “Vigilante-Esperando” y “El perro guardián americano”. El ejército eligió el Pit Bull como un representante del país no solo porque era la raza de perros más respetada, sino porque el alegre perro simbolizaba todo por lo que el país se sentía orgulloso: valentía, lealtad, paciencia, y la voluntad de defenderse si era provocado.

Originalmente criado como un perro de lucha de toros y terriers en Gran Bretaña en 1830, la raza encontró en EEUU una nueva manera de “ganarse la vida”, como perro de trabajo. Cuando los colonos se dirigieron hacia el oeste a finales del siglo 19, los inmigrantes ingleses que habían traído con ellos sus perros, los encontraron excepcionales para el pastoreo de vacas y ovejas, protectores de rebaños y guardianes de la casa familiar. No pasó mucho tiempo antes de que la raza, llamada “Terrier Yanqui”, se convirtiera en el perro preferido de una nación joven y en expansión. El carácter de duro trabajador de la raza, combinado con una sólida reputación como un perro de familia, les hizo más venerados y demandados, si cabe. Su especial devoción y amor por los niños le valió el apodo de “perro niñera”. En 1898 el United Kennel Club fue fundado y el “bull and terrier” se convirtió en la primera raza registra bajo el nombre de American Pit Bull Terrier.

La elección por el ejército del Pit Bull demostró ser profética, ya que un perro de la raza llamado Stubby, se convertiría en héroe de guerra. Un soldado de la armada le había encontrado como un cachorro vagabundo en el campus de la Universidad de Yale, creándose pronto entre los dos un fuerte vínculo. Unos meses más tarde el soldado recibió órdenes de partir hacia la guerra en Europa. No pudo despedirse de su amigo, así que se lo metió bajo el abrigo y juntos embarcaron hacia Francia. La 102 Infantería, y su nueva mascota Stubby, alcanzaron las trincheras del frente francés en febrero de 1918. Los primeros 30 días fueron un bombardeo continuo noche y día. Los soldados de la unidad estaban asombrados de la frialdad que Stubby demostraba en aquellas espeluznantes condiciones. Se sorpren

dieron aún más cuando cierto día se incorporó sobre si mismo para dejar la relativa seguridad de las trincheras y vagar sin rumbo en tierra de nadie. Impertérrito ante las explosiones de mortero y el fuego cruzado de ametralladoras, afrontó el peligro para localizar soldados americanos heridos.

La primera vez que

estuvo expuesto al gas mostaza se puso muy enfermo y fue llevado a un hospital de campaña. Después de esto adquirió gran sensibilidad al gas y ladraría agitadamente ante la presencia de éste en el aire. Varias veces salvó a toda su sección alertándoles de la presencia del gas en el aire. Durante su tiempo en Francia con la 102 Infantería Stubby realizó servicios como centinela nocturno, mensajero de inteligencia entre trincheras, y perro de búsqueda y rescate. Una gran acción heroica de Stubby fue cuando sin ayuda capturó a un espía alemán que estaba consiguiendo información en posiciones aliadas. Stubby le sacó de su escondrijo mordiéndole la culera del pantalón sin dejarle ir, para el deleite y disfrute de la sección. El comandante de la 102 estaba tan impresionado del valiente perro que le recomendó para el ascenso. La petición fue concedida y Stubby ascendió al rango de sargento. Hacia el final de la guerra el leal Pit Bull fue gravemente herido en un ataque alemán sobre la posición americana. El enemigo cargo las trincheras aliadas y una granada explotó cerca

de Stubby. Los soldados de la 102 corrieron en su auxilio, parecía estar muerto después de la explosión, los hombres así lo creían, ya que había recibido un golpe directo con metralla alojada en su pecho y pierna derecha. Aunque sangrando y destrozado, él estaba todavía vivo y fue llevado al hospital de campaña. Como su situación fue declarada como crítica, fue llevado al hospital de campaña de la Cruz Roja Americana donde los doctores le practicaron cirugía de urgencia para salvar su vida. Una vez recuperado volvió al frente donde continuó sirviendo y protegiendo a los hombres de la 102.

Después de haber servido en 17 batallas durante la primera guerra mundial, Stubby volvió a los EEUU en abril de 1919, recibido como un héroe de guerra. El gobierno francés en reconocimiento de sus servicios le concedió 4 medallas por valentía, incluida la gran Medalla de Guerra de la República Francesa. El ejército de los EEUU también le concedió varias medallas, siendo la más prestigiosa El Corazón Púrpura, por haber sido herido en combate sirviendo por su país. Stubby conoció al presidente Wilson en la Casa Blanca y saludó al comandante en jefe, levantando su pezuña hasta su ojo. Stubby se convirtió en la mascota del equipo de football de la Universidad de Georgetown y empleó su tiempo en asistir a eventos benéficos y desfiles. Más tarde se estableció con su dueño en la c

iudad de Littleton, Colorado, donde pasó los últimos años de su vida. Tras su muerte el Instituto Smithsonian colocó una placa en su honor al perro soldado más condecorado en la historia militar de los EEUU – distinción que todavía conserva.

No mucho tiempo después de finalizar la guerra un grupo de niños traviesos, junto con su amigo de cuatro patas Petey, cautivaron a la nación con una serie de cortometrajes llamados “Nuestra banda” y “Los pequeños granujas”. El perro tenía una ligera marca negra natural en forma de anillo alrededor de su ojo izquierdo y el resto era parte de un maquillaje artístico. Petey el cachorro pasaría a la historia como el Pit Bull más famoso. La popularidad de Petey, antes y ahora, le ha hecho uno de los perros más fácilmente reconocibles. Capaz de tomar su lugar en el mundo de las celebridades caninas junto a perros como Lassie; comoquiera que, no como Lassie, quien mordió a su entrenadora varias veces, Petey el Pit Bull no mostró ningún comportamiento sino un afecto natural mientras trabajaba en el plató junto a muchos niños.

La popularidad del American Pit Bull Terrier explotó durante el periodo previo a la segunda guerra mundial. Los pequeños granujas hicieron del Pit Bull el perro más demandado al igual que 101 Dálmatas hizo del dálmata el perro que todo niño deseaba tener. Los publicistas se unieron a la popularidad del Pit Bull usando su imagen en sus anuncios. Búster Brown Shoes escogió Tige, un Pit Bull como mascota, al igual que RCA, suyo es el Pit Bull blanco, Nipper, que aparece sentado junto a un fonógrafo en sus anuncios. América se había enamorado de los Pit Bull y la raza se convirtió en “el perro de toda América”. El Pit Bull representaba todo aquello bueno y deseable en el mejor amigo del hombre. La raza se convirtió en el icono de la nación y en la esencia de todo lo que era Americana.

Cuando los EEUU se encontraron inmersos en otra guerra mundial volvió a un viejo amigo buscando apoyo, el American Pit Bull Terrier. El ejército diseño patrióticos posters mostrando un marine y un Pit Bull junto a la bandera americana con las palabras, “Nosotros defendemos la vieja gloria”. Los siguientes 40 años la imagen del Pit Bull permanecería inmaculada. Entre algunos poseedores de la raza se han encontrado: Laura Ingalls Wilder, Thomas Edison, el Presidente Theodore Roosevelt, el Presidente Woodrow Wilson, Hele Séller, General George Patton, Fred Astaire, John Steinbeck y Humphrey Bogart.

Al comienzo de los 80, los más de 100 años de respetabilidad del Pit Bull empezaron a terminarse. Al igual que el Rottweiler y el Doberman fueron una vez símbolo de un status negativo, el Pit Bull se convirtió en el perro “macho” de todo criminal, miembro de bandas, y rebeldes que necesitaban reafirmar su auto percibida mala imagen. Como resultado, la raza volvió a ser muy deseada, pero esta vez con connotaciones negativas. “Vendeperros” vendieron a 50 dólares tantos cachorros de Pit Bull como les era posible, mientras que las bandas reinventaron el viejo “deporte” de las peleas de perros para sufragar sus negocios con drogas. Una raza de perro grande en manos de un dueño irresponsable tiene el potencial, aunque no siempre la probabilidad, de ser una mascota peligrosa. Los perros son animales, y siempre tienen el factor de ser impredecibles, aunque, los perros que son entrenados y cuidados adecuadamente es más probable que desarrollen un temperamento estable. Es solo cuando un perro ha sido llevado a los extremos, maltratado y mal cuidado, cuando se volverá contra un humano.

Es la caída en desgracia de posiblemente la raza más amada y respetada en la historia de nuestra nación. Para añadir al problema, los medios de comunicación se han avalanzado sobre el tema y han proyectado sobre la raza la peor luz posible. Artículos sin escrúpulos y sesgados han desafortunadamente llevado a varios medios a retratar injustificadamente al Pit Bull como un monstruo listo para devorar cualquier cosa en su camino. No está en la genética de la raza atacar a un humano. Algo ha ido terriblemente mal cuando un Pit Bull habiendo sido específicamente criado para no atacar a personas ataca a un ser humano. Los Bull and Terriers originales no podían mostrar ningún signo de agresividad hacia las personas en el ring. El otrora deporte legal de las peleas de perros requería de la presencia del dueño en el ring durante la pelea y cualquier perro que mostrase conducta agresiva hacia una persona era sacrificado.

Como dueño de un Pit Bull me enfrento a la idea de que la sociedad quiere poner un vendaje al tema de los perros feroces a través de severas restricciones o prohibiendo varias razas. Debemos ser sensatos y darnos cuenta de que es la irresponsabilidad del dueño lo que está mal. Se ha probado en numerosos estudios que el Pit Bull no es hereditariamente más agresivo que otras razas. En agosto de 2002, la corte suprema de Alabama sostuvo una decisión que decía que los pit bulls no eran intrínsicamente más peligrosos que cualquier otra raza en WAF/Sheila Tack contra Huntsville Alabama. En 2000, la Sociedad Humana de los EEUU (HSUS), la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA), y el normal'>Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), colaboraron para estudiar si desarrollar una legislación específica (prohibiendo razas individuales, como los pit bulls) es efectivo.

Dr. Julie Gilchrist del CDC Centro de lesiones en Atlanta concluyó que, “hemos aprendido que una legislación específica sobre una raza no es el camino para atajar el problema de las agresiones de perros. En lugar de eso, deberíamos mirar a la dueños de perros responsables de agresiones”. Organizaciones en contra de regular contra una raza específica incluyen: AVMA, normal'>Asociación Nacional para el Control Animal, normal'>El Club de Criadores de América, normal'>Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, y la HSUS. De acuerdo a un reciente test sobre agresiones en 122 razas de perro realizado por la Sociedad Americana para Testar el Comportamiento, Pit Bulls superaron el test alcanzando una puntuación media del 83.9% basado en su temperamento. Golden Retrievers recibieron una puntuación del 83.2%, Beagles 78.2% y Schanuzers medianos solo consiguieron una puntuación del 63.5%.

Extraido de: www.educadorcanino.com


Artículo original: A Fall From Grace: The Story of the Pit Bull - Gerard Spicer - Lakewood, CO


Traducción: David Marbella Fernández - Veterinario. Master UCM en Etología Clínica y Bienestar Animal.

lunes, 12 de enero de 2009

Prueba de Dureza Psicofísica en el APT


1. Reacción ante el disparo.
En esta prueba se puede medir la dureza psicofísica midiendo el grado de timidez del perro ante 3 detonaciones de disparo con arma de 9 mm a intervalos de 5 segundos y sobre una distancia de 40 metros. El perro debe estar en posición de sentado. El perro "duro" simplemente mostrará un reflejo de orientación hacia el sonido de los disparos. No son aptos perros que muestran claros síntomas de inseguridad como ladridos, huida o un evidente estado de miedo.

2. Reacción ante extraño inofensivo.
Se puede medir el grado de seguridad de un perro ante la proximidad de una persona extraña, inofensiva y sin signos de agresión. El perro con alto índice de seguridad mantiene una actitud sociable o indiferente. En el APBT se tiende más a la sociabilidad con el extraño de carácter amistoso. Se considera como seguridad suficiente si el perro muestra recelo a ser tocado. No apto es aquel perro que rehuye tímidamente, recula, agrede, o huye asustado.

3. Reacción ante extraño ofensivo.
Aquí el APBT debe mostrar una actitud hostil, agresiva y combativa contra el figurante (hombre de ataque) ofensivo. La prueba se realiza mediante una clara amenaza agresiva mientras el perro está sujeto por la correa. El figurante debe excitar e incrementar la respuesta de defensa en el APBT. Un perro apto debe tirar fuertemente de la correa con vigor y clara actitud agresiva aún no siendo necesaria la mordida. Una respuesta suficiente se consigue si el perro muestra un mínimo de actitud agresiva aunque no muestre claro impulso de combate. Un ejemplar no apto es aquel que rehuye la agresión del figurante, se paraliza con temblores, se inhibe en el ataque o muestra claros síntomas de miedo.

4. Tipo de sensibilidad.
Aquí se mide su grado de resistencia a estímulos productores de stress como ruidos, voces autoritarias, castigo físico, cargas con cubos de agua, golpe de fusta de un figurante, etc. El APBT es hipo sensible a estos estímulos en gran medida y posee una resistencia asombrosa al dolor físico. un perro "blando" presenta hipersensibilidad a cualquiera de estos factores adversos inhibiéndose, agarrotándose o huyendo. El perro "duro" sin embargo, responde con impulso combativo en caso de agresión (técnicas de ataque del figurante) o mostrando indiferencia u orientación refleja hacia cualquier tipo de agresión acústica.

5. Actitud de vigilancia.
Se mide mediante la capacidad y reacción del perro para guardar un territorio. El APBT falla en gran medida en esta prueba si previamente no se ha adiestrado al animal para tal fin. Su alto grado de sociabilidad le hace ser un perro confiado con el ser humano y en un alto porcentaje de ejemplares se da una carencia de impulso territorial agresivo. Por supuesto hay ejemplares que lo tienen, pero en un número bastante inferior a otras razas creadas para tal fin. Este baja aptitud para la guarda no califica al APBT como un perro "blando", sino que es un fenómeno común en él. Una respuesta positiva es aquella donde el animal ladra o muestra un claro impulso agresivo frente a la proximidad de un extraño. Se da por válido que el animal se plante sin ladrar y mirando fijamente (típico también en la raza boxer). La respuesta sería insuficiente si el animal presenta clara actitud sociable y de juego ante la proximidad de cualquier extraño al territorio y no apto serían aquellos ejemplares huidizos o con evidentes síntomas de pánico.

Info extraida de: www.pitbulldeportechile.com

Ejercicios para el Pit Bull

Un perro en buena condición física es un perro feliz. De igual manera ocurre con las personas. En esta sección recomendaré algunos tipos de entrenamiento físico que puedan resultar beneficiosos para nuestro perro. Cuando hablo de entrenamiento, me remito únicamente a ejercicios de cara a incrementar la resistencia física y musculación del perro y no me refiero a un entrenamiento enfocado al adiestramiento civil o deportivo. Sobre estas últimas facetas tengo intención de hablar en una sección especial más adelante.

Ejercicios para el Cachorro: El primer ejercicio y fundamental para el cachorro es el juego, principalmente con otros cachorros. Éste desde muy corta edad siente la necesidad natural de explorar el mundo que le rodea, agudizar y potenciar sus instintos primarios básicos que se supone le darán en la edad adulta, las cualidades necesarias para la supervivencia. El instinto de caza incita al perro a perseguir todo aquello que se mueve con la intención de correr tras su presa para alimentarse. En esta etapa, el cachorro perseguirá, por acto reflejo, cualquier objeto que le lancemos, cualquier animal que corra, o a cualquiera de sus hermanos de camada. El instinto de presa surge por la necesidad del animal adulto para agarrar a su presa, darle muerte y posteriormente devorarla. Podemos observar como se despierta este sentido en el cachorro al verlo agarrar, mediante el juego, cualquier trapo o mordedor que al moverlo, despierte en él un deseo de apresarlo.

Cuando un cachorro juega con otro, sigue despertando sus instintos, en este caso el de dominancia. El juego no es más que un combate a niveles de agresividad mínimos, los cuales tienen la misión de enseñar al cachorro las técnicas precisas para un enfrentamiento real en la edad adulta. Si nos fijamos, cuando dos cachorros o perros jóvenes juegan, sus movimientos y expresión corporal son los mismos que una lucha real pero sin carga agresiva.

Pues bien, todos estos juegos son los adecuados y necesarios para que el cachorro desarrolle su estructura ósea y muscular en plenitud. Nunca debemos forzar al cachorro o perro joven, cuyo desarrollo no ha concluido, y someterlo a ejercicios físicos violentos, pues corremos el riesgo de causar alguna lesión que en algunos casos puede ser irreparable. Conozco algunos a algunos dueños inexpertos que deseaban fabricar al "super-perro" en tiempo record y lo que es peor, a temprana edad, y terminaron lesionando a su pit. No debemos caer en el error de forzar continuamente la presa en un cachorro, ni correr distancias grandes, ni obligarlo a saltar, ni mucho menos forzarlo a arrastrar el más mínimo peso. Su osamenta en esa edad es débil y está en proceso de formación; es necesario esperar a que se consolide. Un perro predispuesto genéticamente a una displasia de cadera o a un prognatismo, si se ha sometido brutalmente de cachorro a este tipo de ejercicios, acusará su afección de mayor con más intensidad. Por tanto debemos dejar al cachorro que él mismo racione su nivel de ejercicios mediante el juego natural.

Ejercicios para el Adulto: El APBT parece haber nacido para el deporte. Es un
atleta nato con unas cualidades físicas impresionantes y una recuperación ante el cansancio muy rápida. El Pit es una combinación de velocidad, fuerza, potencia, agilidad y resistencia. No en vano, si está en buena condición física, podría soportar un duelo de 2 horas (no hay otra especie animal que pueda hacer esto).

Cuando en esta web hago continuas referencias al combate entre perros, el lector puede llegar a pensar que estoy a favor de estos enfrentamientos, y no es así. La razón es, pura y exclusivamente, que eludir el pasado luchador de este animal, es ignorar las bases que consolidaron la creación de esta raza. En ningún momento incito a que se pelee un perro. En el ejercicio físico, pasa lo mismo; los peleadores de perros han estudiado con detalle cuáles son los ejercicios óptimos para conseguir una potencia y resistencia absoluta con el objetivo de conseguir la victoria. Estos ejercicios se pueden aplicar de igual manera a un Pit sin la finalidad de la lucha.

El ejercicio principal es el aeróbico. Esto significa hacer correr al perro, moverse de modo continuo. El objetivo es incrementar su resistencia cardiopulmonar y tonificar sus cuartos delanteros y traseros. Hacer correr a un perro se puede conseguir de diversas formas; corriendo junto a tu perro es una buena opción, pues tú también te beneficiarías del ejercicio y no hay nada más agradable que participar de la naturaleza haciendo deporte con tu perro. Claro que, con toda seguridad, no podrías seguir el ritmo de tu pit y esto resultaría una sesión muy corta de entrenamiento para él. Existen otras alternativas para esto. Una de ellas es la cinta de carreras. Es un aparato muy parecido a los que existen en los gimnasios en los cuales caminas o corres sin desplazarte en el espacio. Se pone al perro en la jaula y se ata su arnés en la parte superior. Se comenzará con sesiones cortas para posteriormente irlas aumentando, siempre vigilando no "reventar" y extenuar a tu perro. El tiempo de estas sesiones está relacionado con el fondo físico de tu pit y debes ser tú el que regule la duración de la sesión. Este aparato se vende en comercios especializados y muchos criadores de otras razas lo tienen para muscular a su perro de cara a las exposiciones de belleza.

Otro sistema empleado es el carrusel. Este es de fabricación casera y consiste en un eje, que sirve perfectamente el de un coche, el cual va enterrado en el suelo. De este eje parten principalmente dos tubos en forma de radio; en uno irá atado tu pit con su arnés, y en el otro se pone un mordedor o su juguete preferido. El perro perseguirá el mordedor en una carrera sin fin. No se os ocurra poner como cebo a un animal vivo; esto, además de ser tremendamente cruel, haría correr a tu pit con una intensidad mayor a la de sus posibilidades y la frustración hará que corra a mayor velocidad dándolo todo. No es extraño ver como un pit muere de fallo cardiaco por esfuerzos de este tipo. Este ejercicio se debe racionar en dos sesiones e intercambiar a tu pit y al mordedor en ambos radios, así evitamos que corra en círculo en una sola dirección y conseguimos una musculación simétrica.

Otros ejercicios son una combinación de resistencia y trabajo de maseteros. Uno de ellos consiste simplemente en darle al perro un neumático de coche. Él mismo lo mordera con fuerza, lo volteará, lo arrastrará y en definitiva, se lo pasará muy bien destrozándolo. El increible observar como cierra continuamente sus mandíbulas estrujando un neumático de caucho tan duro como si de gomaespuma se tratase. Esto es un ejercicio para desarrollar estupendos maseteros. También podemos colgar un neumático algo más pequeño, tipo scooter, y dejar que salte y haga presa en el aire. Podemos variar su altura para que la dificultad en apresarlo sea mayor y se vea obligado a dar continuos saltos; el fin es hacer que el perro haga una mordida precisa, muscule sus cuartos traseros y también controle su centro de gravedad cayendo perfectamente en el suelo como si hablásemos de un gato.

Una cuerda elástica atada en un punto superior con un mordedor en su extremo es muy efectivo. También la podemos atar en un plano horizontal y veremos la capacidad de tracción trasera que tiene nuestro pit al tirar hacia sí el mordedor. La cuerda debe ser lo más gruesa posible y mejor si damos varias vueltas de cuerda consiguiendo una mayor resistencia a la hora de estirarla.

Colocar un arnés de tiro al perro sujeto por cuerdas a un peso añadido, es de los mejores métodos para conseguir un buen volumen muscular. El peso debe aumentar progresiva y proporcionalmente a la respuesta de nuestro perro ante este ejercicio. En principio se trabajará con mínimos kilajes para ir aumentando posteriormente. No me gusta definir ni la distancia que debe recorrer el perro, ni los kilos añadidos a su arnés, ni las series a realizar, ni el tiempo de duración. Esto lo hago porque cada perro es diferente a los demás. El dueño es la persona indicada para, según el peso del perro y su condición física, adaptar y racionar el ejercicio. No debemos hacer cosas absurdas y peligrosas para la salud de nuestro pit como suministrar algún tipo de anabolizante hormonal tipo clenbuterol. Esto es una insensatez que puede ocasionar daños a la salud de nuestro perro y, en caso de aumentar su volumen corporal, lo hará reteniendo líquidos y no se apreciará su definición muscular. De suministrar derivados sintéticos de las testosteronas ni hablemos; eso es ridículo puesto que estos esteroides son una réplica de la hormona masculina humana y no tiene nada que ver con la especie canina. Estas prácticas que desapruebo pueden sonar poco creíbles y absurdas, pero desgraciadamente se utilizan, sin eficacia, por estúpidos dueños que quieren ver convertido a su perro en un pequeño "Schwarzenegger" sin tener ni idea de lo que están haciendo.

El anabolismo muscular se consigue fundamentalmente por una buena nutrición alta en proteína y la realización de ejercicios de fuerza explosiva, basados en el principio de sobrecarga. La hipertrofia se detendrá si adaptamos el músculo a un mismo ejercicio con un mismo peso. Si añadimos peso paulatinamente, el músculo debe crecer y fortalecerse para adaptarse a pesos mayores. Esto es el principio de sobrecarga.

La natación es otra opción buenísima. Al nadar junto a tu perro, éste hará el doble de ejercicio que tú, dado que necesita bracear continua y rápidamente para mantenerse en flotación. Cuando el medio acuático lo domine perfectamente, incluso podemos agarrarnos con cuidado a su lomo y nos transportará donde nosotros lo dirijamos, yo lo suelo hacer y es mejor que ir en una zodiac :-) Uno de mis perros, Aron, tiene una capacidad de natación que ya quisiera un Terranova. Incluso practica rescates en el agua. Como véis, el American Pit Bull Terrier, bajo mi opinión, es la raza más polivalente que existe.

Info extraido de:
www.pitbulldeportechile.com

domingo, 11 de enero de 2009

Socializacion

Por lo general los APBT tienen la tendencia de ser extremadamente amigables y confiados con la gente. Esto por lo general también es cierto, incluso con perros que no han sido debidamente socializados con personas. Igualmente, es preferible no asumir ningún riesgo y socializar al perro desde una edad temprana (tan pronto como se lo recibe).

Con los american pit bull terriers, un problema mucho más común que agresión hacia los humanos, es agresión hacia los perros. Si deseas llevar a tu APBT a parques y a otros lugares públicos donde hayan otros perros, debes comenzar su socialización muy temprano en la vida. La socialización con otros perros es importante con todas las razas, pero es crucial para los APBT. No todos los pit bulls tienen inclinaciones agresivas hacia otros perros, pero muchos sí. La socialización temprana no es una garantía contra el eventual desarrollo de agresión hacia otros perros, pero combinado con un entrenamiento en obediencia básica a menudo sirve como una estrategia efectiva para contrarrestar las tendencias agresivas de la raza y permitir que tu APBT goce de la compañía de otros perros.

Cómo Socializar:
Períodos críticos en la socialización de un cachorro (y qué deberías hacer tú con tu cachorro en cada uno de ellos)

Nacimiento hasta la tercera semana (1 - 21 días)
El cachorro necesita a mamá y a sus hermanitos. Ellos no pueden regular muy bien su temperatura corporal, por lo que deben tener un lugar cálido para dormir. El entrenamiento no es efectivo en esta etapa. Todavía tienen que abrir sus ojos y sus oídos, y muchas cosas más, a demás de arrastrarse. Su instinto es el de llorar cuando se los separan de la calidez de su camada (de forma que mami pueda salvarlos). No los manipules más de lo estrictamente necesario.

Cuarta semana (21 a 28 días)
Ojos y oídos ya deben estar abiertos para este momento. Se comienza a gestar la habilidad para vincularse con humanos, por lo que se recomienda manipularlos suavemente. Toda manipulación ha de ser supervisada, y no debe permitírsele a los niños que levanten a los cachorros. NO separes a los cachorros de su camada. No los destetes en esta etapa. Si alguna complicación con la mamá requiere separarlos de la camada en forma temprana, hazlo antes de los 21 días, o luego de los 28 días.

Quinta a séptima semana (28 a 49 días)
La mamá va a estar en el proceso de destetar a sus cachorros. Es importante que le permitas hacer su trabajo. Si separas abruptamente los cachorros de su madre y comienzas a alimentarle comida para cachorros, ellos se habrán perdido una muy importante lección de vida. Al permitirle a su mamá destetar a los cachorros, gradualmente, ellos aprenden que los recursos no siempre están disponibles. Algunas veces el recurso (mami) está ahí, pero no está disponible para el cachorro (ella no tiene ganas de alimentarlo). Deberías suplementar su alimentación con comida para cachorros humedecida durante este tiempo. Pero, si directamente pasas de la mamá que provee comida según lo demanden, a ser tú quien lo hagas, los cachorros obtendrán una visión distorsionada de la realidad (serán consentidos), y no aceptarán con facilidad la decepción de acceso limitado más tarde en la vida. Dale atención individual diaria a cada cachorro, acostumbrándolo a interacción humana positiva.

Los cachorros de esta edad ya pueden comenzar a entrenarse para el baño, e intentarán "aguantarse" hasta que puedan ir a un material absorbente, lejos del área donde duermen. Si les provees con un área de estas características, la domesticación será más fácil.

No separes a los cachorros de su camada. Espera hasta luego de las 7 semanas de edad para permitir que los cachorros vayan a sus nuevos hogares. Si bien es importante que los cachorros se separen de su camada diariamente durante cierto tiempo, si los separas por completo ellos se van a perder más lecciones importantes de vida. Los cachorros aprenden a inhibir su mordida mordiendo a sus hermanos. Cuando muerden muy fuerte, el hermano chilla, y puede contestar devolviendo la mordida, o bien ignorando al "maloso", y rehusarse a jugar con él. Esto le enseña a los cachorros a no ser rudos, y si bien juegan a pelear y a luchar, ellos morderán suavemente, sin lastimar a los otros cachorros. Un perro que no aprende esta lección podría causar daños serios a una persona o un niño más adelante. Cuando muerden, no se inhiben, y una mordida no inhibida puede requerir puntadas. Un perro puede hacer mucho daño con su boca, y es importante que permanezca con sus hermanos para recibir un "curso de seguridad de armamento" de parte de sus hermanos y hermanas. Este entrenamiento se lleva a cabo entre las semanas sexta y séptima, así que si los cachorros se adoptan antes de ese tiempo, podrían ser un peligro potencial.

El cachorro también aprende otras habilidades cruciales a esta edad. Aprende a hablar en perro. Aprende habilidades sociales que le permitirán interpretar mensajes no hablados de otros perros, y dar las respuestas apropiadas. Cosas como señales de tranquilidad (un tipo de gesto amigable, y sumiso) se aprenden en este momento, y ayudarán a tu perro a comunicarse con otros perros a lo largo de su vida. Si se lo separa de la camada, sin tener esta información vital, podría ser frecuentemente abusado o atacado por otros perros cuando no reciben la información que ellos necesitan de él. Si no "habla el lenguaje", le va a costar expresarse. También podría convertirse él mismo en un buscapleitos, porque no entenderá las señales de "vete de aquí" que otros perros le dan. Esto podría terminar en una pelea muy fea. El peor caso es que el cachorro no comprenda que él es un perro, y será temeroso de todos los otros perros (como si fueran algo así como extraterrestres)

Octava a doceava semana (49 a 84 días)
A esta edad tú te harás cargo del rol de "madre" de tu nuevo cachorro. El cachorro llorará cuando se lo separe de su única cuidadora que ha conocido durante toda su vida. Esto es absolutamente natural. Especialmente cuando consideras que nosotros como humanos estamos muy lejos de su dotada madre canina. Cuando llora, ella generalmente se presenta en un abrir y cerrar de ojos, para ver qué anda mal. Los humanos, por otra parte, tendemos a traer un cachorro y simplemente meterlo en su cajón o en el garaje la primera noche, y luego nos preguntamos porqué el pobrecillo grita desconsoladamente sin parar.

Para hacer sus primeras noches más fáciles para tus cachorros, recomendamos permitirle que esté muy cerca de tí. No te preocupes por cuáles serán las reglas para el futuro, o si el cachorro será vivirá fuera de la casa, separado de la familia a la que aprenderá a amar. Esas pocas primeras noches deberían tener un trauma tan pequeño como sea posible. Si encierras tu cachorro lejos de tí, él va a sentir que se ha perdido, o que ha sido abandonado, y llorará para ser rescatado. Simplemente debes asegurarle que tiene un nuevo hogar, con padre humano, y que puedes ser tan amoroso y reconfortante como su verdadera mamá (bueno, casi).

Mantente muy cerca, lo que quiere decir contacto corporal. Las opciones son:
Coloca al cachorro en su cajón (transporte), jaula o corral con la puerta abierta justo al lado de tu cama, con tu brazo colgando hacia abajo para acariciar al cachorro para que duerma, donde te pueda ver, oír, y sentir.
Coloca a tu cachorro en la cama contigo (no recomendable). Esto es difícil por varios motivos: el cachorro no está domesticado, puede caerse de la cama y lastimarse, puede pensar que esa es su cama si esto continúa por varias noches.

Coloca el cajón de tu cachorro sobre la cama contigo. Esto previene accidentes, masticar, o caer, y acostumbrará al cachorro a usar su cajón. Puedes abrir la puerta y acariciar o arropar al cachorro.

Una vez que tu cachorro se da cuenta que sólo se trató de un cambio de dirección, y no que ha sido condenado a ser encerrado en un frío calabozo sin contacto humano por el resto de su vida (¡y que horrible existencia esa sería!), él ya no necesitará dormir en la cama contigo, y su cajón puede trasladarse a otra parte de la casa donde sea más cómodo para tí.
El cachorro va a pasar buena parte del tiempo en su cajón, hasta que sea lo suficientemente maduro para que se le permita acceso ilimitado a la casa sin supervisión. Entonces, deberías colocar el cajón donde él pueda verte durante el día mientras vas y vienes por la casa. Si por alguna razón eres lo suficientemente necio como para permitir a ese precioso cachorro come muebles, ensucia alfombras, y masticador de cables eléctricos, suelto para destrozar tu casa, porque pensaste que no necesitabas un cajón, no te atrevas a enojarte con él cuando esta lindura ataque el bote de basura, destruya tus posesiones, haga popó en cualquier lado, y llene tu casa de papel sanitario. El cajón también le sirve como su lugar de juegos personal, que lo mantiene protegido de lastimarse haciendo cosas que los cachorros no deberían estar haciendo. Las mamás no pueden estar cuidando bebés o cachorros todo el tiempo, por eso tenemos los corralitos (cajones) para contenerlos fuera de peligro. Mandar a tu cachorro fuera tampoco es la solución. ¿Para qué lo adquiriste, en primer lugar? Aunque planees que el sea un perro para estar afuera, siempre es una buena idea socializar a tu cachorro para estar dentro de la casa, y entrenarlo a usar el baño.

Este es el comienzo del período de socialización, donde los cachorros necesitan conocer tantos nuevos "sustantivos" (gente, lugares y cosas) como sea posible. Esto es más que la gente que te visite, o tu propio patio. Debes exponer al cachorro a todos los tipos de cosas en el mundo, así no les van a temer cuando sean adultos. La "regla de los sietes" dice que debes exponer a tu cachorro por lo menos a siete clases nuevas de superficies, siete tipos nuevos de personas, siete tipos nuevos de comidas, siete tipos nuevos de comidas, y siete tipos nuevos de lugares, al momento que cumpla sus 12 semanas. Toda nueva situación debe ser presentada en una forma neutral o positiva. Nada que lo asuste o le cause dolor.

El cachorro experimenta el período de impresión de miedo entre las 8 y 9 semanas de edad, y cualquier encuentro traumático quedará con el cachorro durante toda su vida, si permites que ocurra. Puedes pensar en posponer una cirugía de recorte de orejas u otros eventos traumáticos hasta luego de la novena semana. Deberías presentar a tu cachorro a niños tranquilos, y supervisar su interacción cuidadosamente. No permitas que el niño lastime o asuste al cachorro. La mejor manera de que a un niño no se le caiga un cachorro es no permitir que lo levante. Ellos no quieren tirarlo, pero intenta explicarle al pobre cachorrito quien quedará asustado de por vida y ahora le huye a los niños.
No aísles al cachorro de los humanos en esta etapa. Hacerlo creará un perro que está inadaptado de por vida, y que no será un buen candidato para formar lazos con humanos que son una parte necesaria del entrenamiento, y de la vida en general con tu perro.

Este es el momento perfecto para reforzar el deseo natural del cachorro de ser limpio en la casa. El uso de un cajón (transporte), un horario de comidas, y entrenamiento a base de premios, mantendrán los hábitos limpios que tu cachorro ya había comenzado a desarrollar mientras estaba en su camada. Si le permites acceso libre a la casa, y no lo supervisas, o no haces que sea beneficioso para él (premios) ir al baño fuera de la casa, causarás que el cachorro sienta confusión sobre dónde debe de "hacer". Tanta gente se queja que no puede domesticar a su cachorro. Es un hecho que los cachorros ya están auto-entrenados para el uso del baño al momento de abandonar la camada. Es cuando arriban a su nuevo hogar que sus dueños los confunden acerca de dónde deberían ir. Los nuevos dueños reciben un cachorro perfectamente limpio y le enseñan a ensuciar la casa al hacer todo lo indebido.
Ahora debes comenzar a entrenar a tu cachorro, y no esperar hasta que el perro tenga 6 meses. El cachorro absorbe como una esponja a esta edad, y no entrenarlo en forma estructurada es permitirle que aprenda malos hábitos. Los cachorros tienen el cerebro completamente desarrollado a los 49 días. No hay absolutamente ningún motivo para esperar más tiempo que eso para comenzar a enseñarle comportamientos adecuados. Es mucho más fácil instalar comportamientos correctos que dejar que el cachorro crezca como un salvaje y luego intentar "desentrenar" los malos comportamientos.

En el pasado, la gente recomendaba que el entrenamiento no comenzara antes de los 6 meses porque muchas clases de entrenamiento utilizaban métodos de castigo para enseñar obediencia. Hoy día, nos damos cuenta que los métodos positivos son mucho más efectivos. Hasta un cachorrito puede aprender lo básico de sentarse, abajo, quédate, ven, y junto, sin siquiera ponerle un collar o una correa. El perro ya no necesita tener 6 meses para aguantar las duras correcciones que se le dan en nombre del adiestramiento. Si encuentras una clase de adiestramiento y descubre que utilizan correcciones para entrenar, HUYE!! Si te dicen que utilizan un método de elogios, ten dudas. Los elogios por sí solos no significan nada par aun cachorro que no habla español, y sin complementarlo con algo positivo (como comida), no sirve de nada. Muchos entrenadores de castigo sólo utilizan elogios como refuerzo positivo. En este contexto, el elogio significa un "no castigo". No es realmente un refuerzo positivo. Solo significa "esta vez no te voy a dar un jalonazo". Así que el perro sigue trabajando para evitar ser castigado. Con los métodos positivos, el perro es recompensado con algo que el en realidad quiere, como su recompensa. Trabajará, y duro, para recibir su recompensa, y pronto va a estar haciendo exactamente lo que le pides, y muy felizmente. No se requieren castigos.

Sigue socializando a tu cachorro hasta las 16 semanas. Debes continuar socializándolo incluso luego de eso, pero nunca es más importante que el período que va entre las 8 y las 12 semanas de vida. Tienes una muy breve ventana de oportunidad en la cual aclimatar a tu perro al mundo. No te quedes dormido. Saca a ese cachorro! Y no solamente a su clase semanal. Haz un esfuerzo real para presentar a tu cachorro a tantas situaciones positivas como sea posible.
Aquí hay una lista de ideas: Llévalo al veterinario cuando no necesite una vacuna. Sólo vé a "pasear", dale galletas y pásala bien!

Llévalo a tiendas de mascotas. La mayoría de ellas permiten el ingreso de mascotas. Conocerás a muchas personas amantes de los perros que estarán felices de presentarse a tu cachorro. El cachorro podría conocer otros cachorros y animales allí. No los acerques a cachorros de vidriera, sin embargo, los que a menudo están muy enfermos y pueden transmitir una enfermedad a tu cachorro.

Llevalo al parque, con correa, y cuídalo de otros perros que parezcan agresivos.
Inscríbelo en una clase de entrenamiento para cachorros.
Llévalo a un evento deportivo al aire libre (por cortos períodos de tiempo)
Llevalo a cualquier lugar donde esté permitido entrar con un cachorro.
Lo importante aquí es que el cachorro necesita algo más que un paseito en el parque, o una vuelta a la manzana. Necesita conocer nueva gente, paisajes, sonidos, aromas, y ambientes, cada día, todos los días.
Tienes que ser particularmente diligente con esto si tienes otro perro en la casa, o si adoptaste dos cachorritos al mismo tiempo. Cada cachorrito necesita pasar tiempo contigo, separados del otro, así se crean lazos. Si ellos forman lazos muy fuertes entre sí, para qué te necesitan a tí?

Semana dieciséis en adelante
Como mencionaba anteriormente, deberías continuar llevando a socializar a tu perro con otros perros y gente en forma regular durante toda su vida. No quieres que se olvide de habilidades sociales importantes, tales como saludar apropiadamente. Pero es imposible compensar por la falta de socialización durante la edad crítica de cachorro.

Puede que veas que tu perro disfruta de encuentros regulares con uno de sus viejos amigos perrunos. O, tal vez, quisiera inscribirse en un equipo de flyball y volverse un atleta. Como mínimo, disfrutará acompañarte en tus vacaciones. Si lo socializas y entrenas bien, esto no será un problema. La socialización es la clave para un perro bien adaptado, calmado, y feliz. El entrenamiento también es muy bueno, y contrario al viejo dicho, sí se puede enseñar nuevos trucos a un perro viejo. No se puede, sin embargo, darle a un perro viejo la socialización que debería haber recibido de cachorro
Info extraida de: www.pitbulldeportechile.com

Crianza y Educación

El secreto para conseguir una convivencia perfecta entre el amo y el perro radica, fundamentalmente, en la comunicación entre ambos. Educar y enseñar no significa adiestrar y castigar. La confusión de estos términos provoca la frustración de muchos dueños; que se ven incapaces de hacer comprender a su mascota lo que esperan de ella.

La diferencia entre educar al perro desde que es un cachorro y no hacerlo es abismal. El perro será más seguro de sí mismo y será más confiable cuando entienda y obedezca órdenes tan simples como sentarse o acudir a la llamada del amo.

La mejor opción es que el propio amo sea el que se encargue de la tarea, aunque es conveniente que se asesore en escuelas de adiestramiento donde un instructor, con gran experiencia y conocedor de la psicología canina, sepa enseñar al dueño del perro la metodología más correcta.

Aprender el significado de órdenes como 'sentado', 'abajo', 'quieto' y 'ven' no es difícil para la mayoría de los cachorros. El entrenamiento puede empezar entre las ocho y las diez semanas y aunque los perros pueden aprender a lo largo de toda su vida, es conveniente empezar cuanto antes puesto que, cuanto más jóvenes, mayor capacidad de aprendizaje tendrán.

Enseñar lo correcto y lo incorrecto.- Es fundamental que el cachorro aprenda cuanto antes lo que se considera como comportamiento aceptable y lo que no. El no enseñar la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal puede derivar en tener un perro adulto con el que no es grato convivir. Por ejemplo, si se desea tener un perro que duerma en un lugar destinado a él, lo mejor es que lo haga desde el primer día. Es frecuente ver a dueños que no pueden evitar llevárselos a sus camas cuando el pequeño llora los primeros días tras la separación de la madre. Con esta actitud, lo más evidente es que la mascota elija la cama del dueño como lugar de reposo para el resto de sus días. Para evitar estas desagradables situaciones de sus primeras noches en casa, existen algunos trucos como confortar al animal poniéndole una botella con agua caliente y un reloj con un tic-tac fuerte; lo que le recordará el latir del corazón de su madre.

Crianza: El mantener en la selección de la crianza a los American Pit Bull Terrier dentro del estándar, es algo muy importante que los criadores no deberían pasar por alto para que la raza pura no se extinga. Pero más importante aun en la selección de la crianza, es el continuar seleccionando pro el corazón a los futuros reproductores de aún raza canina, y no por estética, como por desgracia ocurre con la mayoría de las demás razas caninas.Los principios y los valores natos del corazón en la selección de crianza de APBT, consisten y siempre han consistido desde que se origino como raza, en seleccionar a aquellos ejemplares en lo que a la reproducción se refiere, en:

1.- Que muestren ante todo un equilibrio sociable para con el ser humano, desechando d los la crianza a aquello ejemplares que mostrasen el mas mínimo de agresividad sin motivo aluno hacia el ser humano.

2.- Ser buenos y tenaces trabajadores, mostrando en la faceta del trabajo una gran disponibilidad, a la hora de realizar los trabajos encomendados por el ser humano, a pesar de encontrase con grandes adversidades par realizar y terminar cualquier trabajo.

3.- También es importante en la selección de crianza, guardar una buena funcionalidad física, que permita al animal desenvolverse a la perfección en cualquier situación, terreno o trabajo. Una buena y garantizada funcionalidad física, consiste en mantener a los APBT dentro de su estándar oficial pues esta más que pensado y estudiado para este fin.La única belleza que les preocupa a la hora de realizar la selección de crianza, era la belleza del corazón, sin preocuparles en lo más mínimo si eran más bonitos o más feos.

Info extraida de:
www.pitbulldeportechile.com

Salud e Higiene

Una vez que tu perro ha sido correctamente socializado y entrenado, no existen límites para las actividades que puedes disfrutar con tu perro.

Los APBT son muy versátiles y son excelentes en agility, tracking, y frisbee. Habiendo sido criados para actividades prolongadas de alta intensidad, pueden correr durante horas y horas, por lo que son excelentes compañeros de hiking o de mountain bike. Muchos tienen una fenomenal habilidad de salto.

Otros hasta pueden trepar árboles. Existe un deporte específicamente diseñado para APBT, las competencias de jalar peso (weight-pulling competitions).

Los APBT no sólo disfrutan de mucha cantidad de ejercicio extenuante, ellos lo necesitan! Si no tienes tiempo para ejercitar a tu perro regularmente, debes elegir otra raza. No necesitas de gran espacio para darle a tu perro ejercicio suficiente: una opción popular es hacerle correr 30-45 minutos diarios en una cinta para correr.
Asegúrate de no extenuar a tu cachorro mientras aún se está desarrollando. El uso serio de una cinta de correr debería comenzar sólo luego de los 18 meses de edad.

Salud: En términos generales, los American Pit Bull Terrier son una raza robusta y muy saludable. Por lo general se portan bien con los veterinarios, ya que no se sienten amenazados con facilidad, y tienen un muy alto umbral de dolor. El único problema de salud conocido en ciertas líneas de APBT es el de sarna demodéctica, el que puede ser tratado con baños y con ungüentos tópicos.

En cuanto a la expectativa de vida, el promedio es de 12 a 13 años, aunque es común que lleguen a vivir tanto como 15 a 16 años.

Alimentación y Energía




Los alimentos sirven para obtener energía gracias a la transformación que sufren en el transcurso de la digestión y de otros procesos que sirven para alimentar las células del organismo. En los distintos procesos de transformación del alimento en energía se produce un calor, que permite al perro mantener su propia energía corporal. Cuando mayor sea la actividad llevada a cabo por el perro mayor será la cantidad de energía necesaria y, por consiguiente será mayor la cantidad de alimento.


Proteínas: Constituyen una gran parte de la sustancia orgánica del cuerpo del animal. Su función es fundamentalmente plástica y sirven para la formación de la sangre, los músculos y otros tejidos en general.Las proteínas tienen una gran importancia en la alimentación y en particular en la del cachorro cuyo organismo esta en fase de crecimiento.


Las proteínas son sustancias cuaternarias, es decir de cuatro elementos químicos como son: El Carbono (C), el Hidrogeno (H), el Oxígeno (O) y el Nitrógeno (N)


Están constituidas por aminoácidos, algunos de los cuales son esenciales para un buen crecimiento:Licina, metionina, treonina, triptófano, isoleucina, leucina, valina, anilalanina, istidina, arginina.


Dado que los perros no pueden almacenar aminoácidos, su dieta debe incluir diariamente las cantidades necesarias y las proporciones debidas. Las fuentes alimentarías proteínicas, suelen ser de origen vegetal, o bien de origen animal, siendo estas ultimas las que los perros digieren mejor.


Las grasas o Lípidos: Son un alimento indispensable por que aportan al organismo la cantidad necesaria de "ácidos grasos, colina, vitaminas liposolubles (A, D, E, K)


Además son importantes reguladores metabólicos y representan un alto recurso energético. Son indispensables para perros que viven en lugares de clima frío, que realizan un trabajo intenso y que, por lo tanto, "queman" rápidamente la energía acumulada.


La dieta del Pit Bull Competidor debe ser rica en grasas, tanto de origen animal (manteca) como de origen vegetal (aceite de oliva o semillas), las grasas vegetales, al contener más grasas no saturadas, son preferibles desde un punto de vista dietético.

La dieta ha de contener al menos el 5% de la sustancia seca de grasas y el 1% de ácido linolieco pues se trata de uno de los ácidos grasos no saturados mas importantes que favorecen un crecimiento regular y la prevención de eccemas cutaneos y otros problemas en pielRecordemos algo importante, cuando las grasas son dadas en exceso, el perro tiende a la OBESIDAD.

Los Glúcidos o hidratos de carbono: Presentes en cantidades muy modestas en el organismo del animal, se encuentran en la sangre en forma de monosacárido, en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno, que el organismo almacena y utiliza en forma inmediata de energía para poder afrontar con rapidez casos de emergencia o en un trabajo muscular intenso.

Info extraida de: http://www.pitbulldeportechile.com/

viernes, 9 de enero de 2009

Pit Bull Terrier

Descripción: Hace veinte años había American Pit Bull Terrier, American Staffordshire Terriers, y Staffordshire Bull Terriers, junto con una amplia variedad de razas, Bulldog, Bull Terriers y tipo mastiff. Los expertos en perros conocían cada raza por su nombre y podían distinguir fácilmente una de otra. Los propietarios de perros como mascotas no distinguían tanto, a menos que fueran suficientemente afortunados para compartir su corazón y cariño con una de estas razas. Actualmente los expertos en perros todavía pueden distinguir la diferencia, pero el resto del mundo reacciona con terror ante dos cortas palabras que han llegado a atribuirse a un numero sorprendentemente grande de razas - ¡ el temido Pit bull ¡ Aunque técnicamente la denominación genérica "Pit bull" no existe como raza especifica, los relatos de terror de algunos medios han hecho que el publico en general considerase inherentemente peligrosas para ellos y sus hijos a determinadas razas, desde el poderoso American Pit Bull Terrier hasta el arrugado Sharpei chino. El Pit Bull no es un perro para cualquiera, se recomienda por lo general que el propietario sea una persona con experiencia cinófila y que tenga el físico suficiente para controlar en toda circunstancia a su perro. El Pit Bull es un perro muy noble y leal, pero en malas manos puede convertirse en un arma mortal, ya que con tal de complacer a su dueño es capaz de hacer cualquier cosa, muchos cobardes, para satisfacer su propio ego hacen que sus perros dejen la vida en un pit ( lugar donde se realizan las peleas) matándose con otro perro, y sufriendo muchas veces en combates que duran mas de 2 horas, es un espectáculo degradante, el Pit Bull hasta no morir no cede ni desciende su agresividad en ningún momento. Mas allá de esto el Pit Bull es un excelente perro de compañía, con un gran sentido del humor, lo cual lo convierte en el perro ideal para aquella persona que le guste tener un verdadero gladiador canino, que disfruta de las actividades, y se destaca en el arrastre de peso y en la presa.

Cuidados: Se le debe un correcto adiestramiento a cada Pit Bull. El privilegio de ser adiestrado es un derecho de nacimiento; y tanto si su Pit Bull va a ser un bonito y cortés perro de compañía, un perro para concursos, o cualquier otro uso posible al que quiera destinarle, el adiestramiento básico es siempre el mismo, todo debe comenzar con la obediencia fundamental. Nuestro Pit Bull debe ser educado en presencia de los extraños. No debe ladrar a los niños que vayan patinando, a los conductores de autos ni a otros animales domésticos. Se le debe restringir la caza de gatos. Un perro no tiene el derecho inalienable de cazar gatos, y se le debe regañar si lo hace. En cuanto a la salud, debemos recalcar que es una raza relativamente sana con pocos problemas genéticos de salud. Esto se debe muy probablemente al origen de la raza para azuzar toros y osos como a las peleas de perros. Solo se reproducían los mejores, los mas fuertes y sanos.

Carácter: Establecen lazos muy estrechos con sus dueños e interpretan las situaciones según las reacciones de los miembros de la familia, así como la de los extraños. En el caso de que se acerque a la puerta una persona desconocida para el perro, y cuyo dueño la reciba cordialmente, el perro la saludara también como un amigo. Si el dueño esta un poco intranquilo ante la situación, el perro se colocara entre el dueño y el extraño por si pudiera suceder algo desfavorable. Esto es característico en un perro sano, tanto física como mentalmente. Fuera de la casa, el Pit Bull llama la atención, es sociable, y frecuentemente atrae a la gente. Es interesante observar cuantas personas se agolpan al rededor suyo y lo acarician, a lo cual el responderá con entusiasmo. Mientras pregunta que clase de perro es, la misma persona que se le ha acercado retrocederá frecuentemente aterrorizada cuando le digan el nombre de la raza. El perro no ha cambiado ni un ápice durante el tiempo que ha tardado en decirle el nombre de la raza, pero la percepción de la persona se ha alterado dramáticamente.

Historia: Para comprender al American Pit Bull Terrier, o Pit Bull Terrier, y como ha llegado a ser percibido, es preciso considerar en primer lugar el desarrollo original de la raza. Los perros antiguos, los primeros animales domesticados por el hombre, no estaban divididos claramente en razas diferentes como sucede actualmente. En lugar de ello, existían grupos muy generalizados de canes basados en el trabajo que realizaban. Con el tiempo, los rasgos mas apreciados de cada perro individual se conservaron y refinaron por medio de la cría selectiva. Pasaron muchos años antes de que empezaran a aparecer las categorías más distintivas de perros, y aún entonces, los perros se clasificaban primariamente por sus funciones. Los primeros grupos incluían los de tamaño grande, tipo mastiff de pelo corto, los guardianes de ganado de tamaño grande, con pelaje largo, y los de tamaño mediano, capa corta, que fueron criados para luchar con toros y osos. Estos perros de tamaño mediano, y capa corta, se desarrollaron hasta convertirse en los bulldogs y los boxers. El bulldog, a diferencia de los ejemplares exagerados que tenemos actualmente, fue en un tiempo un perro ágil y atlético. Tenia un cuerpo fuerte y bien musculado y un temperamento valiente. Estos perros llegaron a ser muy populares entre la clase trabajadora debido a su destacada capacidad para azuzar a toros y osos. Antes de la British Humane Act de 1835, los deportes de sangre eran legales y despertaban gran interés entre las diversas clases sociales, tanto la trabajadora como la nobleza. Aunque azuzar a toros y osos era un deporte popular, se daba un interés mínimo a las peleas de perros. Sin embargo, después de la citada ley de 1835, se popularizaron mucho más las peleas de perros. Ya que requerían un espacio mínimo y podían celebrarse en cualquier lugar escondido. A medida que fue aumentando el interés se establecieron reglas de combate y se organizaron programas encaminados a optimizar la capacidad natural de los perros. Esto llevo a criar luchadores más rápidos y fieros, introduciendo cepas de terriers en las castas. Los resultados de estos cruces se conocieron como "bull and terriers". Tuvieron tanto éxito que la cría continuada condujo a un ulterior desarrollo de un tipo de raza más específica. Al mismo tiempo que en Inglaterra, también se popularizaron los deportes de sangre en Norteamérica, y con tal fin se importaron regularmente perros británicos. Los programas de cría americanos siguieron pautas parecidas a los británicos, pero al tratarse de una extensión mucho mayor, con una economía primariamente agrícola, los perros demostraron su eficacia en otras actividades. En primer lugar destacaron en funciones tales como guardianes de las residencias, y también protegiendo los rebaños y controlando a los predadores. Esto condujo a una cría encaminada a conseguir mayor tamaño y peso. Aunque el colono pionero solía preocuparse menos por el lineaje de sus perro, el que destinaba sus perros para luchar mantuvo registros muy detallados de la progenie. A finales del siglo IXX, Mr. C. Z. Bennett solicito al American Kennel Club los privilegios de registros para sus perros. Frustrado por los continuos rechazos a tener acceso a su libro genealógico, Mr. Bennett fundo el United Kennel Club en 1898, con el exclusivo proposito de registrar los que eventualmente serian conocidos como American Pit Bull Terriers. La raza ha sido conocida por muchos nombres a lo largo de su historia, entre ellos Pit Bulldog, American Bull Terrier y Yankee Terrier. En 1909, se constituyó la American Dog Breeders Association y tambien aceptó al American PitBull Terrier en su registro. Finalmente, en 1936, el American Kennel Club aceptó a la raza como Staffordshire Terrier. Posteriormente se reviso el nombre, que paso a ser American Staffordshire Terrier a partir del 1 de enero de 1972. Este cambio fue necesario para diferenciar la raza americana del Staffordshire Bull Terrier. Hoy en día, el American Staffordshire Terrier y el Staffordshire Terrier se consideran razas distintas y separadas, aunque en 1936 se los consideraba la misma raza.

Utilidad: Aunque el propósito para el cual se crió inicialmente al Pit Bull Terrier es ilegal desde hace tiempo, sigue siendo un perro funcional. Ha demostrado ser muy versátil y puede redirigir fácilmente su alta energía, su gran fuerza y su aguda inteligencia hacia diversas actividades. Muchos sobresalen en pruebas de obediencia, agility y arrastre de peso (Ver foto). Les gusta el trabajo y el adiestramiento consiguiente. Generalmente los perros de esta raza están extremadamente dispuestos a complacer y es fácil adiestrarlos con mano firme pero cariñosa. Además, el Pit Bull Terrier, o Pit Bull a secas, y su lineaje ha demostrado su habilidad y tenacidad en la caza mayor. Habitualmente se les junta con otros perros de rastreo que siguen la pista de la presa hasta que los cazadores están a punto de disparar. El Pit Bull es utilizado entonces para agarrar y aguantar la presa, de modo que el animal no pueda huir de los cazadores ni cargar contra ellos y lesionarles. El Pit Bull también ha demostrado ser un eficiente protector del hogar y de la familia. Es extremadamente fiel y disfruta con la compañía de las personas. Saludará alegremente a los amigos meneando la cola. Sin embargo, una vez se le haya enseñado, el perro detendrá resueltamente a un intruso o a alguien que suponga una amenaza. Los Pit Bull tienen la misteriosa capacidad de distinguir al amigo del enemigo. Son guardianes naturales sin necesidad de adiestramiento especializado de protección, aunque muchos de ellos se han destacado en Schutzhund y en Ring Sport francés.

Ventajas: El Pit Bull no es un perro para cualquiera, se recomienda por lo general que el propietario sea una persona con experiencia cinófila y que tenga el físico suficiente para controlar en toda circunstancia a su perro. El Pit Bull es un perro muy noble y leal, pero en malas manos puede convertirse en un arma mortal, ya que con tal de complacer a su dueño es capaz de hacer cualquier cosa, muchos cobardes, para satisfacer su propio ego hacen que sus perros dejen la vida en un pit ( lugar donde se realizan las peleas) matándose con otro perro, y sufriendo muchas veces en combates que duran mas de 2 horas, es un espectáculo degradante, el Pit Bull hasta no morir no cede ni desciende su agresividad en ningún momento. Mas allá de esto el Pit Bull es un excelente perro de compañía, con un gran sentido del humor, lo cual lo convierte en el perro ideal para aquella persona que le guste tener un verdadero gladiador canino, que disfruta de las actividades, y se destaca en el arrastre de peso y en la presa.

Info extraida de: http://www.lamascota.com/