lunes, 12 de enero de 2009

Prueba de Dureza Psicofísica en el APT


1. Reacción ante el disparo.
En esta prueba se puede medir la dureza psicofísica midiendo el grado de timidez del perro ante 3 detonaciones de disparo con arma de 9 mm a intervalos de 5 segundos y sobre una distancia de 40 metros. El perro debe estar en posición de sentado. El perro "duro" simplemente mostrará un reflejo de orientación hacia el sonido de los disparos. No son aptos perros que muestran claros síntomas de inseguridad como ladridos, huida o un evidente estado de miedo.

2. Reacción ante extraño inofensivo.
Se puede medir el grado de seguridad de un perro ante la proximidad de una persona extraña, inofensiva y sin signos de agresión. El perro con alto índice de seguridad mantiene una actitud sociable o indiferente. En el APBT se tiende más a la sociabilidad con el extraño de carácter amistoso. Se considera como seguridad suficiente si el perro muestra recelo a ser tocado. No apto es aquel perro que rehuye tímidamente, recula, agrede, o huye asustado.

3. Reacción ante extraño ofensivo.
Aquí el APBT debe mostrar una actitud hostil, agresiva y combativa contra el figurante (hombre de ataque) ofensivo. La prueba se realiza mediante una clara amenaza agresiva mientras el perro está sujeto por la correa. El figurante debe excitar e incrementar la respuesta de defensa en el APBT. Un perro apto debe tirar fuertemente de la correa con vigor y clara actitud agresiva aún no siendo necesaria la mordida. Una respuesta suficiente se consigue si el perro muestra un mínimo de actitud agresiva aunque no muestre claro impulso de combate. Un ejemplar no apto es aquel que rehuye la agresión del figurante, se paraliza con temblores, se inhibe en el ataque o muestra claros síntomas de miedo.

4. Tipo de sensibilidad.
Aquí se mide su grado de resistencia a estímulos productores de stress como ruidos, voces autoritarias, castigo físico, cargas con cubos de agua, golpe de fusta de un figurante, etc. El APBT es hipo sensible a estos estímulos en gran medida y posee una resistencia asombrosa al dolor físico. un perro "blando" presenta hipersensibilidad a cualquiera de estos factores adversos inhibiéndose, agarrotándose o huyendo. El perro "duro" sin embargo, responde con impulso combativo en caso de agresión (técnicas de ataque del figurante) o mostrando indiferencia u orientación refleja hacia cualquier tipo de agresión acústica.

5. Actitud de vigilancia.
Se mide mediante la capacidad y reacción del perro para guardar un territorio. El APBT falla en gran medida en esta prueba si previamente no se ha adiestrado al animal para tal fin. Su alto grado de sociabilidad le hace ser un perro confiado con el ser humano y en un alto porcentaje de ejemplares se da una carencia de impulso territorial agresivo. Por supuesto hay ejemplares que lo tienen, pero en un número bastante inferior a otras razas creadas para tal fin. Este baja aptitud para la guarda no califica al APBT como un perro "blando", sino que es un fenómeno común en él. Una respuesta positiva es aquella donde el animal ladra o muestra un claro impulso agresivo frente a la proximidad de un extraño. Se da por válido que el animal se plante sin ladrar y mirando fijamente (típico también en la raza boxer). La respuesta sería insuficiente si el animal presenta clara actitud sociable y de juego ante la proximidad de cualquier extraño al territorio y no apto serían aquellos ejemplares huidizos o con evidentes síntomas de pánico.

Info extraida de: www.pitbulldeportechile.com